Desde los años 90 del siglo pasado, cuando nacieron los blogs, diversos gurús de Internet han ido pronosticando de forma más o menos periódica su muerte y desaparición. Los diferentes cambios tecnológicos y de hábitos, y sobretodo el nacimiento, la consolidación y el éxito de todas las redes sociales que hoy conocemos (entre otros muchos aspectos menores), han sido los principales condicionantes que han puesto en tela de juicio la utilidad de los blogs. Pero lo cierto es que los blogs siguen siendo una excelente e imprescindible herramienta en el ámbito del marketing digital, y son tu mejor aliado en términos de visibilidad y estrategia de marca, tanto personal como empresarial. En este artículo te daremos 5 poderosas razones para tener un blog. Y aunque las redes sociales se han convertido sin duda en la gran conversación mundial, el diálogo permanente, el blog te aporta una serie de valores y de fuertes cimientos sin los cuales no serás nada. Siempre nos gusta recordar la mítica frase de @Yoriento: “Sin blog somos sintecho digitales, todo el día tirados en redes sociales".

RAZONES PARA TENER UN BLOG

Al hilo de la frase de @Yoriento, el blog (y por extensión nuestra web) siempre se identificarán por nuestros clientes y usuarios como nuestra casa, nuestro local: el sitio dónde siempre nos podrán encontrar. Y además, tanto el blog como nuestra web los podemos diseñar y concebir como nosotros queremos y bajo nuestras necesidades y las de nuestros clientes. ¿Te imaginas cualquier negocio físico sin su local correspondiente? Verdad que no. Pues entonces, ¿por qué se siguen concibiendo negocios online con tan sólo una simple presencia en redes sociales? En internet es necesaria una estrategia integrada, y tener una web 360º es clave para conseguir un marketing digital de calidad. Y un blog es un factor clave en este enfoque integrado y global.

Estas son nuestras 5 poderosas razones para tener un blog:
  • El blog es tu mejor tarjeta de visita. Es un tu imagen digital, es cómo te encontrarán, cómo te verán y cómo te conocerán tus clientes y usuarios. El blog es la mejor manera para explicar tu empresa (o para explicarte a tí mismo si eres un profesional freelance), para explicar qué hacer, cómo lo haces… Y además, lo podrás hacer sin límites de caracteres, sin cortapisa alguna y con la filosofía y la orientación que tú le quieras dar a tu presencia online. Recuerda: en tu blog, en tu casa, mandas tu. Con un blog te podrás configurar a medida tu presencia online con los recursos y el diseño que consideres necesarios, y siempre los podrás orientar a cubrir las necesidades de tus clientes para ofrecerles un valor añadido que pocas veces podrán encontrar en las redes sociales. Está claro que en las redes sociales también te podrás configurar una serie de herramientas que te ayudarán… pero ten presente que siempre dependerás de terceros. Con un blog (bajo dominio propio) siempre tendrás un control absoluto sobre tu proyecto.
  • Con un blog, generarás confianza en tus clientes y usuarios. En internet, la generación de confianza es absolutamente clave e imprescindible, y sin ella es literamente imposible que cualquier negocio tenga expectativas de éxito. El contenido dinámico que se genera en un blog es la mejor fórmula para ir hacia un marketing de atracción hacia tus clientes. El contenido de tu blog debe mostrar de forma abierta todo lo que consideres importante para crear confianza: artículos de opinión, experiencias de producto, testimonios de tus clientes, conocimiento de tu nicho de mercado, etc. Y además, lo debes hacer de forma periódica y constante: un blog sin una actualización permanente da muy mala imagen, y transmite un enorme grado de dejadez e incluso de no creer en tu negocio o como mínimo de no tomártelo demasiado en serio.
  • La confianza te llevará a ser considerado un experto. Un blog que responde y atiende a las necesidades de tus clientes, junto con la creación de clima de confianza entre clientes y empresa, te llevará automáticamente a ser considerado un experto en tu nicho de mercado y en tu materia. En este punto, es de absoluta importancia centrarse en el contenido, que debe ser de gran calidad y totalmente original. El contenido que aportes al blog debe responder a las necesidades y a los objetivos de tus clientes, y les debe aportar un valor único que no puedan encontrar en ningún sitio más de internet. Saber de lo que hablas, y demostrar que dominas tu ámbito de trabajo, es el mejor síntoma de que eres un experto; y además, lo podrás hacer con voz propia. Y tus clientes lo notarán. Demostrar que eres el mejor en internet es totalmente crítico para tu negocio: no debes ser uno más… debes ser el mejor. Aunque haya mil y una empresas más como la tuya, la tuya lo tiene que hacer mejor. Y con el contenido lo podrás demostrar.
  • Mejorar tu SEO. A todos los buscadores les encanta el buen contenido: contenido de calidad, original, bien estructurado, con palabras clave, etiquetas, metadescripciones… Con un blog podrás hacer todo esto y mucho más, con el objetivo de mejorar, potenciar e impulsar el posicionamiento orgánico de tu blog. No es un trabajo del cual obtendrás resultados inmediatos, pero a medio y largo plazo (a partir de los 6 meses, pero sobretodo a partir del primer año) verás ya los primeros resultados, y con mucha probabilidad tus páginas aparecerán en los primeros resultados de las búsquedas. El trabajo entre bambalinas también es importante: tener unos buenos cimientos te ayudarán a que tu web y tu blog sean sólidos y consistentes.
  • Y finalmente, hacer crecer tu negocio. El blog te ayudará a impulsar tu negocio, y será tu principal herramienta denetworking. Con tu blog podrás conseguir muchos más clientes, éstos serán mejores, y los podrás fidelizar más y mejor. Además, el blog te ayudará a estar conectado con otros profesionales de tu sector, con los que podrás intercambiar ideas, recursos, etc… e incluso poder iniciar con ellos nuevas líneas de negocio y proyectos de forma colaborativa.